Skip to Content

Black Limba se instala en Madrid

Black Limba se instala en Madrid

Black Limba inauguró su primera y única Flagship Store en Madrid. La firma española que hasta el momento sólo presentaba E-commerce presentó su primera Flagship con un concepto experiencial, simulando un showrrom que cree experiencias a los clientes.

El diseño del local tiene forma de serpiente, con lo que pretenden hacer honor al nombre de la marca, con 65 metros en una misma planta con materiales brutos como el hierro oscuro y el ladrillo fusionándose con materiales nobles como el mármol, además de cálidos como el terciopelo rosa, dando como resultado una atmosfera cálida y sofisticada.

Este proyecto tiene un concepto diferencial, desean que sus clientes al entrar en la tienda tengan sensaciones y disfruten de su experiencia de compra como una parte más de su lifestyle. No sé olvidan de su concepto E-commerce que fueron sus orígenes por lo las ventas se realizarán a través de Ipods convirtiéndose en una auténtica E-Store.

Con motivo de la apertura, la marca ha llevado a cabo una colaboración con la ONG de Desarrollo Madre Coraje. Animando a todas las mujeres a ser protagonistas de una revolución que empezará reciclando sus viejos sujetadores y terminará vistiéndolas a todas con los Bralettes Black Limba. Con esta acción de reutilizar las viejas prendas se podrá conseguir ayuda humanitaria y proyectos de desarrollo para personas emprobrecidas.

Madre Coraje es una ONG española que lleva a cabo desde hace 25 años atención humanitaria, desarrollo rural, agua, saneamiento, educación y sensibilización, principalmente en España, Perú y Mozambique. La ONG entregará la ropa usada para reciclar o reutilizarla, evitando que estas prendas se conviertan en un residuo más a la vez que se generan recursos para seguir llevando a cabo acciones sociales y solidarias. Se colocará una máquina trituradora de “viejos sujetadores” en su nuevo local para que las clientas puedan llevarlos para reciclar y colaborar con la Asociación Madre Coraje.

La firma nació a mediados de 2016 de la mano de Javier Garay, Álvaro Banús y Pepe Merino, tres emprendedores que, estudiando el mercado de la moda, se dieron cuenta del potencial que tenían los bralettes en el mundo de la lencería y  de la tendencia que iban a crear. Analizaron las ventas que tenían estas prendas en Estados Unidos y al regresar a España, se pusieron a trabajar en ello creando varias muestras de bralettes, al comprobar que las jóvenes españoles les gustaba mucho, empezaron a buscar fabricantes para crear un modelo básico pero a gran escala. Al ver sus ventas y descubrir el gran éxito que tenían, nació Black Limba.

Montse Carreño, Diciembre-2018