Skip to Content

La Dehesa, un paseo sensorial

La Dehesa, un paseo sensorial

El Chef Miquel Guimerà del Hotel Grums de Barcelona realizó una puesta en escena “sensorial” a través de un paseo imaginario por la dehesa, el hábitat del cerdo ibérico de bellota 100% ibérico 959, de esta manera se pudo profundizar en el universo de un producto singular de primer nivel.

El chef mientras iba terminando la preparación explicó que lo se estaba realizando era recrear un poquito la Dehesa, el hábitat del cerdo ibérico de bellota 100% ibérico 959, en primer lugar, con la importancia que tiene para estos productos ibéricos. En los pequeños montículos había las bellotas auténticas las que dan a los ibéricos de la Dehesa, y todo acompañado con su paisaje, con su paz y su libertad. Es realmente lo que una persona tiene cuando camina por esos lugar, añadiéndole los olores. El paisaje y el momento es perfecto ya que se está en otoño, las bellotas están ideales.

Se recrearon dos montículos uno de color blanco y otro negro, pero en cada uno de ellos habían los mismos productos. En realidad se recreó un lienzo de la Dehesa paisaje y momento.

Es muy importante el producto, como lo tratan y lo respetan en la cocina desde el inicio hasta el final, el chef confesó “En 959 se nota que hay un respeto máximo por todo ese circuito, por lo que al consumidor le llega un producto excepcional”.

El producto ibérico 959 se convierte en singular debido a la conjunción perfecta entre la raza del cerdo 100% ibérico y su alimentación, sumando al micro-clima de Jabugo y a una elaboración artesanal del producto especialmente “mimado” por los Maestros Jamoneros y Chacineros.  En la pureza de 959 influyen de forma decisiva, además de la raza, el ejercicio del cerdo en libertad y su alimentación exclusiva a base de bellotas y pastos en la Dehesa. 959 Real Ibérico sabe a ibérico y a Sierra. A Dehesa y a Montanera. A ejercicio y libertad.

Los productos que se mostraron en la experiencia sensorial que tuvo como protagonistas a “La Dehesa” y la época de “Montanera”  fueron el jamón, lomo, lomito de presa y morcón. Aunque en 959 llevan toda la gama de jamones y embutidos nobles 100% ibéricos de bellota.

En Consorcio de Jabugo, la selección de la materia prima es la seña de identidad de la compañía, cuyo principal exponente es el manejo tradicional del ganado y su alimentación natural en libertad. Con un negocio basado en cerdos 100% ibéricos. La empresa tiene una marcada vocación exportadora, a través de sus marcas está presente en más de 36 países, destacando significativamente dentro del cómputo global en países como China, México y Japón. Del total de su facturación, el 42% representa la exportación.

Montse Carreño, 19-Noviembre-2019