Skip to Content

Nueva carta para este invierno en Tendiez

Nueva carta para este invierno en Tendiez

Tendiez, el restaurante del hotel de cinco estrellas Pullman Barcelona Skipper, estrena nueva carta para esta época invernal que, con maestría y desde una óptica creativa, celebra la cocina mediterránea más auténtica.

La carta tiene una selección de tapas que defiende la temporalidad, y así lo plasma, por ejemplo, con sus propuestas de humus de boniato asado con aceite de coco y verduras de El Prat y de huevo ecológico a baja temperatura con puré de calabaza asada y sobrasada de Mallorca. La nuevas incorporaciones llevan la innovación al siguiente nivel, como sucede con el Kit Kat de foie micuit con Pedro Ximénez sobre coca de masa bretona al tomillo y papel de oro y el tartar de fuet de Vic con queso Drap y tomate confitado, creando ambas un espectáculo de sabores incomparable. Los platos considerados ya clásicos de Tendiez, como puede ser el caso de las croquetas de bogavante, las gyozas caseras o la paletilla de jamón ibérico de bellota 5J, seguirán debido a la buena acogida que han tenido desde la apertura del restaurante en 2018.

Sus arroces, pescados y carnes son muy solicitados por los comensales, en el caso de los arroces destacan el arroz al horno con lomo de bacalao confitado o el arroz cremoso vegano con verduras liofilizadas y tofu ecológico. Los platos que rememoran más la esencia mediterráneo son los pescados, tales como la lubina de playa con panada de frutos secos y terrina de patata fondant o el rodaballo al horno con demi-glace de jamón ibérico.

Muchas personas prefieren una buena carne, pues ellos han pensado en el entrecot de ternera Black Angus, el lomo de ciervo asado, como la espaldita de cordero lechal rellena de higos y semillas de calabaza dotados de un carácter y matiz que los hace únicos.

Para finalizar una buena comida, es necesario un postre que ha sido creado minuciosamente por parte del chef José Sánchez y su equipo. Para esta temporada, el restaurante renueva la parrilla con propuestas que hacen honor a la tradición como el Éclair relleno de crema de yuzu; el milhojas con vainilla de Tahití con fresones a la pimienta; y el Charlotte con interior de crema catalana y helado de naranja. Aconsejan acompañar al postre con una selección de tés de Dammann Frères, vinos dulces naturales o cócteles, ya puede ser un moscatel Casta Diva o un True Story (una agradable mezcla de ginebra, cítricos y flor de sauco).

Suculentas propuestas y en un ambiente acogedor, el hotel dispone de unos cómodos sofás donde se puede pedir un cóctel o gin-tonics para digerir mejor la comida que se acaba de degustar.

Montse Carreño, 11-Diciembre-2019