Skip to Content

Nueva Lady Million Empire de Paco Rabanne

Nueva Lady Million Empire de Paco Rabanne

Lady Million Empire es el testimonio vivo de que se puede: Ser una mujer y levantar un imperio. POR SÍ SOLA; Tener lo que quieres porque lo quieres. MUJER PODEROSA; Coleccionar éxitos, IMPACABLE;  Ser única. Y ADORARLO y estar en lo más alto. Y ASUMIRLO.

Lady Million Empire más que una dama, es una REINA.

En colaboración con Anne Flipo (creadora de Lady Million), Jean-Cristophe Hérault (IFF) ha trabajado un chipre moderno. Una estructura  achiprada por la fuerza y la sofisticación con el pachuli como protagonista. La nota la pone la flor de magnolia inmersa en los efluvios de un adictivo coñac. Una feminidad decidida. Sexy. Deliciosamente insolente.

Tiene una estructura diferente que reinventa dos signos distintivos de Lady Million. El ADN de azahar:  en Lady Million, el absoluto expresaba una frescura opulante. Ahora, se juega con las flor en su chispeante tonalidad anaranjada (esencia del neroli) para volverse animal y ligeramente afrutado con el absoluto osmanto.

El pachuli: purificada de sus facetas terrosas, la nota “Pachuli blanco” aporta una vibración amaderada luminosa y licorosa que se envuelve en almizcle blanco.

Dos notas opuestas en resonancia. Chispeante bloom llena de facetas: Magnolia-cristal luminoso. Pétalo fresco, Azahar y absoluto de osmanto con inflexiones de cuero-albaricoque. Pétalo cálido, carnal. Una desmesurada floral antes de disfrutar de la opulencia. Y Coñac adictivo: El poder del pachuli con un efecto de almizcla. Licorosas y jugosas notas del coñac Gold. Sobredosis del mirabel confitada. Materia y estela. Y una sensación embriagante.

El frasco sigue siendo la piedra angular pero ahora es pink Diamond. Vuelve a firmarlo Noé Duchaufour-Lawrance, quien creó el original de Lady Million.

La campaña fotográfica es obra de Daniel Sanwald, su musa Londone Myers que posa imponente, con piel blanca hollywoodiense en una belleza en blanco y negro. Con un leve contoneo. La mirada de frente a la cámara con un toque de insolencias. Sutil chasqueo de dedos. Pero suficientemente convincente para sugerir los deseos de una mujer fuerte. En primer plano, el diamante rosa recuerda que no accesorio…

La nueva campaña. Million vuelve con fuerza. Y con una mensaje Universal. La libertad como himno. Y un casting brillante. La CREW. Seis invitados, seis personalidades. Y otras tantas trayectorias. La idea. Fabricas sus sueñas. Juntos. Ser million es una actitud.

Para entrar en materia, el envolvente sonido de Rapper’s Delight, primer himno rap, de 1979, que hizo bailar a varias generaciones. Con este ritmo tan refrescante, el director Paul Gore vuelve con un vídeo muy feel good y recuperando la estética en blanco y negro de su primera obra Million.

Tres chicos y tres chicas en la pista. Dress code Rabanne. Con el regreso de una invitada icónica, Dree Hemingway. Energía colectiva, actitud sexy. Cada cual inspira a los demás. Se encadenan los movimientos y los sueños. Todo lo que tocan se convierte en oro. El mundo es suyo.

Once años despues, el vídeo de Gore recupera la brillantez original de Million en torno a una historia colectiva. Bajos los focos, unos jóvenes que celebran la fabulous life como los eslabones de una misma cadena. La unión hace la fuerza, un sueño al que aspirar.

El mundo del casino es el decorado. Remenber; Los lingotes caen como cartas de la baraja, llenando carritos; Los diamantes giran como si tuvieran rueda; La ciudad de Los Ángeles se ilumina. Imágenes llenas de guiños y voluntariamente llamativas; sueños que pasan bailando al ritmo de los chasquidos de dedos; Anillos, enorme coches y mesh metal; cuerpos de bailan. Adictos a la luz; de un optimismo insolente y contagioso.

Así es Lady Million Empire de Paco Rabanne.

Montse Carreño, Septiembre-2019